Organizaciones piqueteras vuelven a la carga contra el Gobierno y podrían acampar hasta tres días seguidos

Los movimientos sociales más duros están dispuestos a volcarse a la calle otra vez en lo que resta del año. El próximo jueves 22 de septiembre en el Obelisco porteño se votará un plan de lucha a partir de las 11 de la mañana y del que participarán unos cinco mil delegados. Buscan una respuesta a las políticas dispuestas de auditorias en los programas sociales.

Durante esa cumbre piquetera se planteará la idea de realizar un acampe inédito hasta ahora de tres días. Deberán definir también si será frente al Ministerio de Desarrollo Social o en la Plaza de Mayo, pero desde la Unidad Piquetera pretenden dar una muestra de fuerza y visibilizar su agenda, que pareció quedar relegada en las últimas semanas.

Entre las principales inquietudes de los movimientos sociales no alineados al gobierno de Alberto Fernández aparece el futuro del Potenciar Trabajo. A principios de septiembre, el Ejecutivo desvinculó a 40 mil beneficiarios que también cobraban Becas Progresar, una decisión que ven como una nueva traba para los jóvenes de los sectores más marginados.

a24