Día del Nutricionista: una mala alimentación afecta al rendimiento de un trabajador

Cada 11 de agosto se celebra en nuestro país el Día del Nutricionista en conmemoración del nacimiento de Pedro Escudero, médico argentino, pionero de la nutrición, y para ello, se usa esta fecha para concientizar sobre una alimentación saludable por las causas negativas que trae ingerir ciertos alimentos que dañan la salud.

Es importante que los trabajadores sepan que el estado nutricional y la productividad van de la mano, es decir, una mala alimentación, disminuye un 20% el rendimiento de un trabajador”, aclaró Laura Gisela González (M.N. 8413), Coordinadora del Servicio de Nutrición Corporativa del Centro Médico Integral Fitz Roy.

La nutrición está directamente relacionada con la productividad y la calidad de vida: los problemas de alimentación en muchas ocasiones pueden generar síntomas físicos como cansancio, desinterés en el desarrollo de actividades, falta de reflejos, irritabilidad, dolores, baja autoestima, originando así un bajo rendimiento.

Cuánto influyen los alimentos en el día a día

Según explicó la nutricionista, los alimentos pueden cumplir un rol fundamental en el manejo de situaciones estresantes, ya que son capaces de generar cambios en los neurotransmisores y neuropéptidos cerebrales que controlan nuestro estado anímico.

Revelaron que el precio de los productos veggies es un factor por el que los consumidores no los eligen.

Revelaron que el precio de los productos veggies es un factor por el que los consumidores no los eligen.

Es importante que los trabajadores sepan que el estado nutricional y el rendimiento laboral van de la mano. Un empleado promedio pasa entre ocho y nueve horas diarias, los cinco días hábiles de la semana, en el trabajo en el que consume entre dos y tres de las comidas principales en el ámbito laboral, por lo tanto, es un excelente espacio de re aprendizaje nutricional”, remarcó.

El rol fundamental de las empresas

González hizo referencia al rol fundamental de las compañías para que fortalezcan sus políticas internas con acciones que aseguren y el bienestar integral de los trabajadores, teniendo en cuenta a la alimentación como una de las dinámicas centrales. “Es fundamental que las organizaciones se comprometan con la salud nutricional de sus empleados, esto se debe a que son el recurso más preciado que tienen”, detalló.

Cada vez hay más empresas que están siendo más conscientes de los beneficios que aporta llevar a cabo una alimentación saludable, tanto en el clima laboral como en el rendimiento y la productividad.

Es importante el accionar de las empresas ya que está comprobado que la mala alimentación ha desencadenado un aumento en las enfermedades crónicas. Una alimentación adecuada no sólo previene la aparición de estas enfermedades, sino que también, ayuda a enfrentar una situación que viven a diario la mayoría de los trabajadores: el estrés”, concluyó.

C5n