La Justicia rechazó otorgarle prisión domiciliaria al femicida Fernando Farré, quien degolló y apuñaló 66 veces a su esposa en un country de Pilar en 2015, luego de que pidiera salir de prisión ante el riesgo de contraer coronavirus, informaron fuentes judiciales.

En el caso de Farré, el beneficio fue rechazado por el juez Esteban Andrejín, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de San Isidro.

La defensa de Farré había planteado que partir de su cuadro de hipertensión, dislipemia, depresión crónica, hernia de hiato, y una serie de internaciones previas, el condenado estaba en una situación de riesgo de muerte ante una eventual infección por Covid-19

Sin embargo, en su resolución, el juez Andrejín consideró que las afecciones de salud que tiene Farré no alcanzan para otorgarle el beneficio.

Farré criticó la resolución del magistrado: “Andrejin resolvió en el día por su prejuzgamiento y sin analizar la situación dado que no valora mi vida y su conducta busca mi muerte. Apelaré a la Cámara y a Casación por gravedad institucional, por privación ilegal de Justicia y porque me encuentro en riesgo de salud por enfermedades preexistentes”.

Asimismo, Andrejín le ordenó al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que Farré sea sometido a chequeos médicos y, en caso de aparecer algún riesgo de contagio en el penal, y de ser necesario, que sea aislado.

“Si el criterio médico así lo aconseja, proceder al inmediato aislamiento sanitario del justiciable en el ámbito carcelario, con aseguramiento del distanciamiento social recomendado, la dieta alimentaria, asistencia médica y psicológica-psiquiátrica, y efectivo suministro de medicación prescripta”, ordena el juez.

Además del cuadro de salud, el magistrado consideró que al estar condenado a perpetua persiste el riesgo procesal de fuga, y menciona que ya le había rechazado un pedido de morigeración de la prisión preventiva con argumentos similares el 11 de marzo de 2019.

El ex gerente y CEO de marcas internacionales de cosméticos deberá continuar cumpliendo prisión perpetua en la Unidad 4 de Bahía Blanca.

El femicidio de Schaefer (44) fue cometido el 21 de agosto de 2015, en el marco de un conflicto de divorcio, cuando la mujer fue junto a su abogado a la casa de fin de semana que el matrimonio alquilaba en el country Martindale de Pilar para retirar sus pertenencias.

Cuando Schaefer fue al vestidor de la casa a retirar su ropa, Farré entró detrás de ella, cerró la puerta con llave y la atacó con dos cuchillos con los que la degolló y le provocó 66 cortes.

Farré fue condenado en 2017 en un juicio por jurados a prisión perpetua como autor de un “homicidio doblemente calificado por el vínculo y por tratarse de un femicidio”, fallo que fue confirmado en 2018 por el Tribunal de Casación Penal bonaerense, y que la defensa apeló ante la Suprema Corte de la provincia.

Fuente Télam