Esta semana fue para la gestión Achával y la oposición momentos de grandes tensiones por los despidos de militancia empleada en la Municipalidad de Pilar. Días atrás estaban en estado de alerta la CTA y el Sindicato de Empleados Municipales, ambos llegaron a un acuerdo para que se reincorporen los trabajadores genuinos.

El lunes comenzó en baile con ex trabajadores municipales encadenados en el Palacio Municipal pidiendo por su justa reincorporación. Quién esta atrás de estos reclamos, según denunció la propia Municipalidad se trata de la concejal Ines Ricci, Fabio Alvarez y el ex concejal Alberto Zapata.

Anoche ya sin encadenados realizaban un acampe en la Plaza 12 de octubre que finalizó en hora del medio día de hoy con la conversación de que solo vuelven los puros, siguiendo la misma línea de lo que se había arreglado con los sindicatos.

Hoy ya se pueden comenzar a ver casos concretos de empleados reincorporados es el caso de Lorena Alarcón que podrá seguir desempeñándose como instructora en las Escuelas Municipales. No le hizo falta ni un chumbo, ni encadenarse para demostrar que ella trabajaba y es parte fundamental de la economía de su hogar.

La frutilla del postre la aportó un derquino Armando Titi Oliva que cobra del municipio desde agosto 2019 , un verdadero ñoqui, así lo aseguran vecinos del barrio el Cascote que cuentan que fue a amedrentar a una Iglesia Evangélica ubicada en La Ruta 234 esquina Corriente porque no los dejaban pintar un paredón con Ducoté Intendente. Este señor fue el primero en acceder a encadenarse en la puerta de la Municipalidad. En horas del medio día fue fotografiado llevando por lo que se logra distinguir algo similar a un arma en su cintura. En el audio se rie, aduciendo que no se trata de un arma.

Inés Ricci declaro a este medio que está peleando por la fuente de trabajo de gente laburante. QuÉ hay detrás de esta movida? Ricci sabe y conoce quién es este sujeto?